Seguinos en

Noticias

Los 12 peores alimentos para el embarazo

Publicado hace

Fecha:

Lee a continuación la guía práctica de los 12 peores alimentos para el embarazo.

1. Pescado con alto contenido de mercurio
Estos son cuatro tipos de pescado que debes evitar completamente:
Tiburón.
Pez espada.
Caballa.
Blanquillo.
La Agencia de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Medioambiental (EPA por sus siglas en inglés) aconsejan a las mujeres embarazadas, a las que podrían embarazarse y a las que están amamantando, a que se abstengan completamente de comer estos tipos de pescado debido a su alto contenido de mercurio. El mercurio es un metal pesado que puede dañar el cerebro y el sistema nervioso de tu bebé.

Otros expertos son aún más cautelosos y ofrecen una larga lista de pescados que es mejor evitar. La FDA advierte a las futuras mamás que no coman más de 6 onzas (1 porción) por semana de atún blanco o albacora enlatado debido al riesgo de consumir altos niveles de mercurio.

Sin embargo, hay una gran variedad de pescados con bajos niveles de mercurio que sí deberían incluirse en tu dieta durante el embarazo. Los ácidos grasos que contienen los pescados (DHA y EPA, dos tipos de omega-3) cumplen un papel esencial en el desarrollo cerebral del bebé.

De hecho, tanto la FDA como la EPA recomiendan que las futuras mamás coman hasta 12 onzas (340 gramos) por semana de pescados y mariscos con bajos niveles de mercurio. Descubre qué pescados, y qué cantidades, es seguro consumir durante el embarazo.

2. Jugos y leche sin pasteurizar (cruda)
Aunque hay muchas personas que exaltan los beneficios de la leche cruda y los jugos sin pasteurizar, beberlos durante el embarazo podría poner en riesgo tu salud. La principal preocupación es la listeriosis, una enfermedad bacteriana que puede ser muy peligrosa para tu bebé. Durante el embarazo tu riesgo de desarrollarla es mayor porque tu sistema inmunitario es menos efectivo.

La bacteria Listeria monocytogenes puede estar presente en la leche y los productos lácteos sin pasteurizar, así como en los jugos sin pasteurizar y otros alimentos, y puede seguir multiplicándose, incluso en el refrigerador. Por eso es mejor evitar por completo estas bebidas.

3. Embutidos y ensaladas preparadas (a no ser que se calienten hasta que les salga vapor)
El riesgo de contaminación por la bacteria Listeria también está presente en las carnes frías o embutidos, como el pavo, el jamón, la mortadela, el rosbif, el chorizo y las salchichas. Estas carnes presentan riesgos, a no ser que se calienten hasta que les salga vapor (74 grados C o 165 grados F) antes de comerlas.

Lo mismo pasa con los pescados crudos ahumados (como el salmón), las pastas o patés y las ensaladas preparadas como la de repollo con mayonesa, ensalada de papas, de jamón, pollo, pescados y mariscos. A no ser que no te importe comerlos calientes, tendrás que evitar estos platillos. (Los pescados ahumados, como el salmón y el bacalao, se pueden consumir como ingredientes en platillos que hayan sido cocinados a por lo menos 74 grados C o 165 grados F).

Las carnes y pescados enlatados o en conserva, aunque son seguros, contienen cantidades muy elevadas de sodio, por eso no son la mejor opción durante el embarazo.

4. Carnes, aves, pescado, mariscos y huevos crudos o mal cocinados
El principal riesgo de comer comidas mal cocinadas son la bacteria Salmonella y el parásito Toxoplasma, los cuales pueden infectar a tu bebé antes de que nazca, causándole problemas de salud serios.

Para eliminar este riesgo, usa un termómetro de alimentos y cocina la carne de res, ternera, cerdo y oveja a 63 grados C (145 F). Para las carnes molidas, asegúrate de que alcancen 71 grados C (160 F) y que las aves alcancen 74 grados C (165 F). Cocina los huevos hasta que la yema esté firme y asegúrate de que los platillos que contienen huevos, como las tortillas españolas, quiches y flanes, se cocinen hasta llegar a los 71 grados C (160 F).

Evita las salsas hechas con huevos crudos, como los aderezos de ensalada César caseros, la salsa holandesa y la mayonesa casera. Si vas a preparar una receta que incluye huevos crudos (que no se vaya a cocinar), como una salsa o pasta para untar, usa un sustituto de huevos pasteurizado. Y si estás preparando galletas o pasteles con huevos crudos, no caigas en la tentación de lamer la cuchara o comer un poco de la masa cruda.

Cuando salgas a cenar, pide siempre la carne bien cocida y los huevos y mariscos también. Evita, además, las salsas y aderezos mencionados arriba.

5. Brotes de vegetales y frutas y verduras crudas sin lavar
Los brotes de vegetales parecen muy saludables, pero durante el embarazo definitivamente hay que evitarlos. Antes de que broten, las semillas pueden ser invadidas por bacterias que entran por pequeñas grietas en la cáscara. Como los brotes normalmente no se cocinan antes de comer, no hay forma de matar a las bacterias. Por eso evita los brotes crudos de alfalfa, tréboles, rábanos y frijoles que a veces se incluyen en los sándwiches y las ensaladas.

El Toxoplasma también puede estar presente en las frutas y verduras sin lavar, por eso asegúrate de lavar bien todas las hortalizas con agua corriente antes de consumirlas. También evita comer frutas y verduras magulladas, puesto que las bacterias se reproducen más en las áreas dañadas de los vegetales.

6. Queso sin pasteurizar
Al igual que la leche cruda, los quesos blandos sin pasteurizar también podrían estar contaminados por la bacteria Listeria. Los quesos que suelen preocupar son el Brie, Camembert, la mozzarella fresca, gorgonzola, Limburger, queso blanco y queso fresco.

Si en la etiqueta del producto se especifica que el queso está pasteurizado, no hay problema. Si estás en un restaurante y el platillo que quieres incluye uno de estos quesos, pregunta si es pasteurizado. Si no lo saben, lo más seguro es no pedirlo.

7. Bebidas energéticas y café en exceso
Durante el embarazo, se considera seguro ingerir hasta 200 miligramos diarios de cafeína. Eso equivale a unos 350 mililitros (12 onzas) de café común, lo cual podría parecerte mucho hasta que te das cuenta de todo lo que tomas durante el día.

Podrías consumir otras bebidas y hasta comidas con cafeína, excediendo fácilmente el límite. Esta guía te dirá cuánta cafeína contienen las bebidas y los alimentos comunes.

Conviene evitar por completo las bebidas energéticas durante el embarazo. Aunque algunas contienen menos cafeína que una taza de café, se han asociado con un aumento de la presión sanguínea y hasta arritmias cardíacas.

Evita también las bebidas con energizantes “naturales” como el guaraná, el ginseng, la yerba mate y el extracto de té verde. Todos son estimulantes cuya seguridad durante el embarazo no ha sido comprobada.

8. Mamón crudo
El mamón verde (sin madurar) contiene un componente del látex que puede provocar contracciones uterinas. El tipo de látex presente en el mamón verde actúa como las hormonas oxitocina y prostaglandina, que dan inicio a las contracciones del parto. Por eso es bueno evitar el mamón verde, que es un ingrediente común en los menús de los restaurantes tailandeses.

9. Alimentos que contienen grasas trans
Aunque los peligros de las grasas trans se conocen desde principios de los años 90, la información sobre el contenido de estas grasas en los alimentos solo se empezó a publicar en las etiquetas de los productos a partir de 2006. Aunque muchos consumidores asumen que estas grasas insalubres ya no se usan, aún hay muchos productos que las contienen.

Las grasas trans preocupan porque no solo aumentan los niveles del colesterol LDL (colesterol malo), sino que además bajan los niveles del HDL (colesterol bueno) que protege al corazón. Hay también estudios que han hallado una relación entre las grasas trans y un incremento en los casos de endometriosis e infertilidad. Incluso hay evidencias que asocian el consumo de estas grasas con el riesgo de que el bebé tenga bajo peso al nacer y que sea demasiado pequeño para su edad gestacional.

Entonces, ¿qué clases de productos debo evitar?

Comidas fritas
Aunque la mayoría de las redes de comidas rápidas usan aceites que no son hidrogenados, algunas siguen utilizando aceites parcialmente hidrogenados (y que producen grasas trans) para freír comidas como las croquetas de papa, los palitos de mozzarella y las papitas fritas. Aunque puedes preguntar en el restaurante qué clase de aceite usan, lo ideal es limitar el consumo de las comidas fritas, que además suelen contener demasiadas calorías y sodio.

Margarina, betún (cobertura) para pasteles y crema artificial para el café
Muchas compañías han eliminado las grasas trans de sus pastas para untar, pero algunas marcas aún las usan, por eso asegúrate de verificarlo en la etiqueta del producto. Además, las compañías no están obligadas a incluir la información de la grasa trans si el producto contiene menos de 1 g por porción. Así es que es posible que la margarina o crema para el café que uses contenga esta clase de grasas, aunque no esté incluida en la etiqueta. Por eso busca en la lista de ingredientes las palabras “aceite parcialmente hidrogenado”.

Mezclas para bizcochos y panqueques
¿Habrá grasas trans en tu mezcla para hacer tortitas? Seguro. Los fabricantes las incluyen para darle al producto una textura leve y esponjosa. Por eso verifica en la tabla de nutrición que el producto tenga cero gramos de grasas trans y asegúrate que la lista de ingredientes no incluya aceites “parcialmente hidrogenados”.

10. Alimentos con azúcar camuflado
Es obvio que las galletas, pasteles, caramelos y helados tienen mucha azúcar, pero hay muchos otros productos donde el azúcar se esconde disimuladamente. Los azúcares agregados no solo contribuyen con el aumento de la obesidad y la diabetes, sino que no aporta ningún beneficio nutricional.

Además, si tienes predisposición a la diabetes gestacional (que también está en aumento), tu cuerpo tal vez no produzca la cantidad de insulina necesaria para asimilar el azúcar adicional en tu sangre.

Los estadounidenses consumen diariamente 22 cucharaditas (88 gramos) de azúcar. Esta cantidad no incluye los azúcares que contienen naturalmente las frutas y los derivados de la leche, sino que representa los azúcares y jarabes que se agregan a los alimentos procesados para mejorar su sabor.

Mira dónde podría estar escondido el azúcar

Panes y panecillos
Busca en la etiqueta de los panes industrializados ingredientes como melaza (molasses, en inglés), jarabe o miel de maíz (high fructose corn syrup, en inglés) y otros endulzantes. Aunque en total probablemente no contengan más que 5 gramos de azúcar, ¿no preferirías disfrutarlos en una taza de helado?

Alimentos congelados
La pizza congelada, las comidas de dieta y sobre todo los platillos de inspiración asiática pueden contener hasta 20 gramos de azúcar por porción. Si una comida tiene más de 10 gramos de azúcar por porción, evítala.

Aderezos para ensaladas
No hay ningún problema en sazonar tu ensalada para que quede más sabrosa, pero fíjate bien en lo que estás salpicando sobre esas verduras tan saludables. Hay aderezos para ensaladas que contienen nada menos que 8 gramos de azúcar en 2 cucharadas. Las opciones libres de grasa podrían ser las peores, ya que suelen sustituir las grasas por azúcares o miel de maíz para darle sabor al aderezo.

Botanas o refrigerios (galletas, palomitas de maíz, barritas, etc.)
Hasta los productos que no tienen sabor dulce podrían estar llenos de azúcar. Las barritas de cereales a veces son las peores, sobre todo las que tienen rellenos de mermelada. Y las galletas integrales pueden contener un gramo de azúcar cada una.

Cereales de desayuno
Claro que sabes que debes evitar las hojuelas de maíz para niños que vienen cubiertas de azúcar, pero algunos de los cereales integrales hechos especialmente para adultos tienen entre 14 y 16 gramos de azúcar por porción, ¡que es la mitad del azúcar que debes consumir en todo un día! Verifica siempre la lista de ingredientes y, si el azúcar aparece en primer lugar, no compres ese cereal.

11. Sodas y bebidas dulces
No es únicamente la cafeína la que coloca a las sodas en la lista de alimentos prohibidos durante el embarazo, sino también la cantidad de azúcar procesado que contienen. Una lata de 350 ml (12 onzas) de soda contiene 27 gramos de azúcar agregado. Son casi 7 cucharaditas.

Las demás bebidas embotelladas tampoco son mejores. El té endulzado, los refrescos de frutas y la limonada contienen todos de 20 a 35 g de azúcar por botella, sin ofrecerte ningún beneficio nutritivo. O sea que mata la sed con agua, leche y jugos puros (100 por ciento) de frutas y vegetales. Y si te aburres del agua, prepara tu propia agua de “spa” agregando unas ramitas de romero y algunas rodajas de pepino y limón a una jarra de agua, ¡es muy refrescante!

12. Comidas con demasiado sodio
Aunque a menudo se nos antojan alimentos salados en el embarazo (sobre todo en el primer trimestre), el sodio no es el mejor amigo de una futura mamá. De por sí, el embarazo te hace más propensa a la hinchazón y la retención de líquidos, y el exceso de sodio solo agrava esta situación. Además de evitar las comidas rápidas y procesadas, aléjate de los siguientes villanos del sodio y mantén tu consumo diario en un máximo de 2,300 mg.

Comidas congeladas
La sal es un conservante natural, por eso estas comidas preparadas suelen estar cargadas de sodio. ¡Algunas llegan a casi 1,000 mg! Hay muchas opciones más saludables, o sea que lee siempre la etiqueta del producto y busca platillos que contengan menos de 500 mg de sodio.

Panes y panecillos
Aunque el pan no sabe salado, la sal es un ingrediente que casi siempre se agrega para darle sabor. Un único panecillo puede contener más de 400 mg de sodio, y los panecillos de queso pueden tener más de 800 mg.

Comidas y botanas sin refrigeración
Son meriendas que suelen contener galletas saladas, embutidos, queso y frutas en almíbar, y que están llenas de sodio (más de 800 mg), nitratos y azúcar. Es mucho mejor que te traigas tu proprio sándwich y refrigerios de casa cuando sabes que no vas a tener mucho tiempo para comer.

Sopas
Las sopas enlatadas son famosas por contener mucho sodio, normalmente cerca de 900 mg por porción (y más aún por lata). Pero ten cuidado también con las sopas de los restaurantes de redes nacionales, que contienen la misma cantidad de sodio. Además, las sopas de pasta ramen tienen cantidades asombrosas de sal y grasa.

Babycenter.

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?

Destacadas

Fue condenado por producir cannabis medicinal y esto es lo que piensa del fallo

Publicado hace

Fecha:

Editor:

Edgar García Sacoman, quien fue condenado a cinco años de prisión por parte de un tribunal, por producir aceite de cannabis en forma natural, calificó el fallo como terrorismo de estado y dijo que la decisión de los jueces es una verdadera aberración jurídica; además, añadió que se sintió perseguido desde un principio por el Ministerio Público.

Recordó que existe una ley que reconoce el cannabis como medicina, pero a él lo condenaron.   Se preguntó en manos de quien está la justicia. Denunció que desde un principio el juicio fue irregular y descabellado, pues no le  dieron ningún derecho a la defensa.

Garcia Sacoman ya purgó tres años  y los dos restantes los deberá completar en prisión domiciliaria.

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?

Continuar leyendo

Destacadas

El chiste de “Cacique” que contó Blas Llano en plena conferencia de prensa

Publicado hace

Fecha:

Editor:

Esta mañana el presidente de la Cámara de Senadores, Blas Llano, salió del margen de cualquier formalidad y contó un chiste antes de culminar su momento, en una conferencia de prensa. Con tono picaresco y hasta “efectos de sonido”, el mismo dejó su rol de titular para convertirse en un humorista, por un momento.

“En una plantación de tuna”, así comenzó relatando el senador. “En una zona de Alto Paraná, Canindeyu por ahí”. El Cacique entra en la plantación de tunas con su moto y rrrr…. (hace un sonido de biciclo), cuenta Llano, hasta que le sale la típica pregunta de ¿vos ya sabés?, apuntando hacia alguien del público.

El chiste continuó de esta manera:

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?

Continuar leyendo

Destacadas

El tip del senador Arévalo para identificar “quilomberos” en protestas

Publicado hace

Fecha:

Editor:

“A la hora de hacer quilombo siempre aparecen los chicos con mochilitas”, de esta manera se refirió el senador Martin Arévalo, quien afirmó que se debe echar un ojo a las personas con bolsos, en las protestas. El mismo mencionó esto ante una consulta sobre la posibilidad de un financiamiento de los izquierdistas para la realización de manifestaciones.

Así pues, aseveró que estas personas son quienes lideran las movilizaciones y no actúan gratis, sino que alguien los financia. El legislador afirmó que “yo creo que el organismo del Estado debe tener bien catalogada a esta gente (con mochilita) y hacerle un seguimiento para precautelar la seguridad y por sobre todo el estado de derecho.

Por otra parte, Arévalo sostuvo que lo que está ocurriendo en  la región no es una casualidad sino algo orquestado, al hacer referencia a  grupos que buscan desestabilizar gobiernos como ocurre en Ecuador y Chile.

Agregó que aquí no estamos ajenos a eso, donde intentan que cualquier chispa levante a la sociedad contra el gobierno. A su criterio existe un plan de desgaste de la figura del presidente Abdo Benítez, mediante la insistencia del juicio político.

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?

Continuar leyendo

Las más leídas