Sacerdote admite que el rezo es una pena leve para un caso de abuso sexual

Padre Jesús Montero Tirado. Foto: ABC

El padre Jesús Montero Tirado se refirió al caso del expárroco de Limpio, Silvestre Olmedo, imputado por coacción sexual y abuso e indicó que no se puede hablar de “una piedrita” cuando sacerdote manosea a una persona.

El religioso discrepó así con el Arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, y aseguró que con un pedido de disculpas no es suficiente, teniendo en cuenta que para los sacerdotes todas las mujeres deben ser consideradas como hermanas.

“Si hubo un toqueteo me parece que no es solo una piedrita. Desgraciadamente los sacerdotes somos pecadores y tenemos debilidades, pero está mal que un religioso tenga ideas pecaminosas”, manifestó Montero Tirado.

Añadió que los sacerdotes no deben aprovechar su condición de autoridad y la debilidad ajena para cometer abusos, sino que debe respetar al máximo la dignidad de las personas, atendiendo el compromiso sagrado que tienen.

En relación a la sanción impuesta por la Iglesia Paraguaya al padre Silvestre Olmedo, por supuestamente manosear a una joven, Montero Tirado dijo que el sacerdote que el religioso debe replantearse su vida sacerdotal, tras un retiro espiritual profundo.

“Me parece muy leve la pena de rezos si es que el Código Penal establece pena carcelaria o multas en caso de abuso sexual. Si un sacerdote cae en la tentación debe replantearse su capacidad de llevar dignamente su vocación”, enfatizó.

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?