En el futuro se podrá hackear la mente para manipular recuerdos

Foto ilustrativa

Los cibercriminales hoy representan una gran amenaza por la cantidad de datos a los que pueden acceder: mensajes, fotos, credenciales bancarias, pero ¿qué pasaría si también pudieran hackear mentes humanas? Eso que suena tan lejano podría estar más cercano de lo que se cree.

De acuerdo con un informe de la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab y la Universidad de Neurocirugía Funcional de Oxford, en un futuro los hackers podrían acceder a implantes de memoria para espiar, robar o alterar los recuerdos humanos.

La ciencia ya está estudiando cómo se crean las memorias en el cerebro y cómo puede ser mejorada o recuperada utilizando dispositivos implantables. En la actualidad ya existe la base para el desarrollo de esa tecnología, en el formato de dispositivos de estimulación cerebral profunda.

Los investigadores hicieron un análisis práctico y teórico de dispositivos implantados (IPG) o neuroestimuladores. Se trata de dispositivos que envían impulsos eléctricos a determinadas áreas del cerebro para el tratamiento de afecciones como el Parkinson, desórdenes obsesivo compulsivo o dolores crónicos.

Las últimas generaciones de estos productos cuenta con bluetooth e integran un software de gestión para que puedan ser regulados y monitoreados desde una tablet o celular. De acuerdo con el estudio realizado, existen muchos riesgos a nivel hardware y software que podrían ser explotados por los hackers.

Se encontró una vulnerabilidad en una plataforma de gestión muy popular en el mundo de los cirujanos que le permitiría a los criminales acceder a datos sensibles sobre tratamientos o procedimientos médicos.

Identificaron que, en algunos casos, los datos transmitidos entre el implante y el programa de software no contaban con encriptación, lo cual permitiría que se interfiriera en la comunicación entre todos los dispositivos conectados a esa misma infraestructura.

Esa manipulación podría generar dolor, parálisis o el robo de datos confidenciales de los pacientes. Y el uso de contraseñas no alcanza para asegurarse de que los sistemas no sean hackeables.

Fuente: Infobae

¿Cuál es tu opinión respecto a esto?